Esta mujer se saca un dinerillo extra por trabajar en un sexshop; ahora el jefe le ha dado otro trabajo, le va a dar una gran cantidad de dinero si va probando los diferentes juguetes sexuales que van saliendo en el mercado. En esta ocasión, tiene que grabarse metiéndose una polla por el coño y grabando todo para difundirlo por Internet. Ella estaba algo indecisa, pero en el momento en el que ha visto la pasta se le ha pasado la indecisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *