Esta mujer tenía en mente la idea de poder acostarse con un negro, pero ya tiene una edad en la que ningún hombre se va a fijar en ella. Es por esta razón, por lo que ha utilizado la pensión de un mes para hacer esta idea realidad. Nada más tenerlo delante, le ha dicho que quería verle la polla. La mujer ha abierto bien sus piernas y ha dejado que el otro la penetre, hasta que se le corra dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *