Esta mujer no ha tenido sexo con ningún hombre desde el momento en el que su marido falleció, pero tiene sus necesidades todavía. El problema es que, como ya tiene una cierta edad, no consigue ligarse a ninguno. Es por esta razón, por lo que se ha decidido a poder tener sexo con un gigoló en el que ha invertido toda la pensión de ese mes. Ha elegido a uno que tiene una buen polla, y que sela ha metido por detrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *