Una abuela ha cogido su teléfono móvil y ha activado la cámara en un momento estratégico. Ella quería saber como se comportaba su coño en el momento en el que se estaba masturbando. El problema es que, al no controlar Internet, ha mandado la grabación a la red sin tan siquiera darse cuenta. No ha tardado en convertirse en viral siendo compartido a lo largo de todo el mundo. Ella está encantada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *