Esta mujer, desde siempre se había querido acostar con un negro con el objetivo de poder determinar si la tienen tan larga como dicen. El problema es que desde que se casó había sido infiel y ya no podía hacerla realidad. Ahora que su marido ha muerto, ya es libre de nuevo. Ha cogido su pensión y la ha invertido en el negro con la polla más larga que se ha encontrado. Se la ha mamado un buen rato hasta que luego la ha penetrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *