Este hombre se ha metido al mundo del sexo por dinero y a veces se tiene que follar a algunas viejas que no hace que se le ponga dura. En esta ocasión ha tenido que acostarse con una madura al aire libre, ponerla a cuatro patas y metérsela por detrás hasta que llegase al orgasmo. Para poder follarla lo que ha hecho ha sido pensar en un encuentro anterior en el que se follaba a una tía de lo más potente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *