Este hombre tiene algunas deudas importantes, tan graves que no sabe si va a ser capaz de poder llegar a fin de mes y pagar la hipoteca. Es por esta razón, por lo que ha tenido que coger un trabajo secundario en el que va a trabajar como gigoló. A veces se tiene que follar a tías muy potentes, pero en esta razón se tiene que follar a una vieja. Lo único que ha hecho ha sido cerrar los ojos y embestirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *