Este hombre, siempre que pasaba por delante de la casa de la mujer, se ha quedado excitado de lo grandes que tenía las tetas, y de lo prominente de su trasero. Se ha enterado de que es una guarra, y de que se acuesta con prácticamente con cualquiera. Es por esta razón, por lo que ha hecho lo imposible para poder seducirla. Se ha presentado en su casa y ha conseguido que le coman la polla un buen rato. Luego han follado como nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *