Este hombre lleva mucho tiempo sin meter su polla en algún coño, por lo que dos viejas que se han aprovechado de la ocasión se lo han terminado follando. Lo primero que ha hecho ha sido comerle la polla durante un buen rato hasta que se le ha puesto bien dura; después, las muy guarras se han abierto bien el coño para poder ser penetradas. A él no le ponía demasiado, pero no ha tardado en correrse dentro de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *