Este hombre tiene algunas deudas con la mafia y, por mucho que intente saldarlas, se ha dado cuenta de que tardaría toda una vida en hacerlo. Es por esta razón, por lo que lo que ha hecho ha sido aceptar un trato de la entidad. Lo que debe de hacer es cepillarse a una guarra al aire libre, tumbarla en el suelo y metérsela hasta correrse en el interior de la misma. Si lo hace y disfruta, toda su deuda le será perdonada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *