Este hombre ha decidido que quiere cumplir con una de sus fantasías sexuales de lo más retorcidas: lo que quiere es contratar a una puta, que se la ponga bien dura y luego mearse encima. No sabe porque, pero el propio olor de la orina en una puta hace que se le ponga bien dura. Una vez que lo ha hecho, se ha calentado tanto que ha abierto el coño a la mujer y la ha penetrado hasta correrse en su interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *