Esta mujer lleva mucho tiempo sin tener relaciones sexuales con ningún hombre, desde que le dejó su anterior marido. Es por esta razón, por lo que ha decidido pagar porque le metan una buena polla. Ha elegido un servicio de un gigoló joven que está muy bien dotado. Lo primero que ha hecho nada más llegar, para poder acabar de una forma rápida, ha sido bajarle bien las bragas, abrirle por completo el coño y penetrarla hasta correrse en su interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *