El chico de los recados ha conseguido cumplir uno de sus sueños que tenía en la mente. Desde el primer momento en el que acudió a la oficina se había fijado en una de las secretarias de dirección. Es cierto que le doblaba la edad y que podía ser su madre. Sin embargo, tenía los pechos tan grandes que le ha atraído mucho. Ha utilizado toda una serie de técnicas de conquistas y no ha tardado en tenerla completamente abierta de piernas en su cama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *