Este hombre siempre se ha sentido atraído por su vecina. Lo peor de todo es que ya es una vieja que, de cara a la sociedad, no tiene nada de interesante. Sin embargo, él es capaz de ver algo que los demás no pueden y que se la pone bien dura. Un buen día ha decidido dejar todos los prejuicios atrás, se ha ido a ver a esta mujer y la seducido para poder metérsela. Han disfrutado como nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *