Este hombre y esta mujer han contraido finalmente matrimonio. Al tío se le ha ocurrido la gran idea de poner una cámara para grabar todo lo que iban a hacer. Primero él se ha quitado la ropa y ha sacado su enorme polla para que la otra se la pudiera llegar a comer. Ella se ha abierto bien de piernas y para cuando ha terminado la mamada, el chico la ha penertado, corriéndose en un interior en un tiempo récord. Ha sido toda una experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *