Este hombre lleva ya casado con su mujer más de 30 años y le sigue poniendo como el primer día. Le da igual que tenga los pechos caídos y una gran cantidad de grasa acumulada; cuando el tío la ve desnuda se le pone como una piedra, la pone a cuatro patas y le empieza a dar mucha caña hasta que ella se corre. Cada semana follan un par de veces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *