Este hombre, desde que era un niño, siempre iba a casa de la vecina porque ella le daba toda una gran cantidad de regalos a cambio de nada. Sin embargo, ahora que se ha hecho mayor, esta vieja sabe que el chico tiene algunos problemas económicos de importancia y se ha propuesto poder ayudarle. Sin embargo, no le va a dar el dinero tal cual, sino que va a ser un pago por realizarle diferentes servicios sexuales. Al chico le da algo de grima pero no tiene más remedio que aceptar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *