Este hombre coincidió con una vieja vecina en un curso de cocina al que se había apuntado. Aunque en un momento no se había sentido atraído por ella ni mucho menos, cuando empecieron a compartir gustos y recetas se dieron cuenta de que tenían mucho en común. En este caso, el tío ha decidido ir a verla porque la tenía bien dura. Ella le ha correspondido y se la comido la polla, se ha abierto de piernas y se la ha metido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *