Este hombre siempre se ha sentido atraído por la mujer a la que contrató para que le llevase las cuentas de su negocio. Debido a que podía deslumbrarla con todo el dinero que ganaba, ella también se sentía atraída. En un momento dado han empezado a saltar chispas entre ellos: el hombre la ha cogido, la ha llevado a una habitación que no se usa, le ha bajado las bragas y se la ha metido. Los dos se han corrido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *