Esta pareja estaban hablando tranquilamente de como iban a organizar el día cuando se han excitado en la cocina. Sin ni tan siquiera irse al dormitorio, han empezado a liarse en este lugar de la casa y hasta a follar como locos. Lo primero que ha hecho la mujer ha sido ponerse de rodillas y comerle la polla durante un buen rato, hasta ponérsela dura. El siguiente paso ha sido elegir diferentes posturas para ser penetrada hasta que se han sincronizado para llegar al orgasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *