Este hombre no sabe muy bien el porqué pero siempre se ha sentido atraído por el cuerpo de su vecina. Sin embargo, era demasiado mayor para el pueblo que no ha prestado mucho interés. En un momento dado, cuando ha ido pedir un poco de azúcar, se ha acabado liando con ella. Antes de darse cuenta, la muy guarra le estaba haciendo una mamada que no olvidaría nunca en su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *