Este hombre siempre se ha sentido atraído por la chica que vive en la misma manzana que él. En el momento en el que vio lo grande que tenían los pechos, se dijo que tenía que ser suyos. Por esta razón, ha ido ideando toda una gran cantidad de estrategias hasta que finalmente ha encontrado la manera de poder metérsela. Antes de ello, la muy guarra se la mama durante un buen rato para ponerla bien dura y luego ser penetrada de una forma increíble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *