Este hombre una apuesta con unos amigos estaba seguro de que no podía perderla. Sin embargo, a la hora de la verdad en cuenta de que mucho más complicado de lo que se había imaginado finalmente ha perdido. Lo peor de todo es que ahora y elegir a costar la vecina que ya es muy vieja, esta gorda y, además, es una guarra de mucho cuidado. Pensaba que no lo iba a disfrutar pero, al final, le ha encantado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *