Un hombre y una mujer llevan ya mucho tiempo sin verse y, por eso, cuando están juntos no pueden evitar calentarse. Un amigo les ha recogido en la estación pero, cuando iban en el coche, han empezado tocarse de una forma muy sensual. Por esta razón, en el momento en el que han llegado a la casa, se han empezado a enrollar y han terminado follando la propia cocina. Ahora bien, al amigo no le importaba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *