Este hombre ha decidido que quiere probar a tener sexo con una vieja que no tenga dientes, para ver si es tan placentero como dicen. Se ha escogido a una vieja que no le pone mucho, que tiene la carne flácida y que se le caen las tetas. Sin embargo, ha cerrado los ojos y le ha metido la polla dentro de la boca. La vieja se la ha mamado tan bien que nunca se la habían chupado de esa manera. Han disfrutado como nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *