Este chico lleva tanto tiempo sin meterla que le da igual el agujero en el que lo tenga que hacer. Hoy ha venido a visitarle la vecina para pedirle un poco de azúcar. El problema es que esta mujer tiene ya bastantes años. Ahora bien, conserva un cuerpo estupendo. Antes de darse cuenta, la mujer le estaba chupando la polla y luego no iba a tener más remedio que poner la cuatro patas para poder penetrarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *