Un hombre piensa que su mujer le está siendo infiel porque hace mucho tiempo que no tienen relaciones sexuales y porque siempre dispone de una excusa para poder utilizarla. Por ello, ha colocado una cámara oculta en el dormitorio matrimonial. Cuando ha visto la grabación, se ha encontrado a su mujer sin ropa, bien abierta de piernas, y a su mejor amigo metiéndole la enorme polla hasta correrse dentro de ella. Al parecer, ellos realizan esta práctica casi todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *