Esta madurita de pequeños pechos le come la polla a su pareja, quien está tumbado sobre una toalla. El pequeño y delgado pene del hombre comienza flácido, pero a medida que la mujer se lo va chupando este se va poniendo cada vez más duro, aunque no crece mucho de tamaño. La señora también le acaricia los huevos, con una mano, a la vez que le mama el rabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *