Este hombre y esta mujer se han ido a pasar un par de días al medio del campo con el objetivo de dar rienda suelta a su imaginación en ese lugar. En el momento en el que han estado allí, se han calentado tanto que la mujer le ha hecho una mamada que nadie se podría llegar a imaginar; se la ha movido tan bien que el hombre no sabe si podrá aguantar o se le tendrá que correr en la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *