Un hombre se ha encontrado en Internet con algo muy interesante; se trata de una abuela que está muy caliente y que es muy fácil de manipular. Lo primero que le ha dicho es que él es un empresario rico que gana mucho dinero de manera continua. Poco a poco la ha convencido para que le enseñase sus enormes tetas y, además, para que se quite las bragas y se masturbe. Una vez que tenía lo que quería, ha desaparecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *