Esta mujer está deprimida en su día a día y el psicólogo le ha dicho que busque algo que le pueda devolver las ganas de vivir. Lo que ella ha hecho ha sido invertir parte de su pensión en acostarse con un hombre al que le ha pagado por ello; ha elegido a uno que tuviera la polla bien larga. Se ha desnudado, se ha puesto encima y se ha dejado penetrar hasta que el hombre se le ha corrido dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *