Esta mujer no tiene dinero suficiente como para poder llegar a fin de mes, y por ello ha aceptado un trato del banco mediante el cuál tiene que abrirse bien de piernas y meterse los dedos por el coño. En un principio lo veía como una obligación, pero con el paso del tiempo lo ha visto como algo placentero. Le dan una gran cantidad de dinero a cambio de que tenga un orgasmo y que todo el mundo lo pueda ver luego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *