Esta mujer tenía una enorme lista de fantasías sexuales que quería cumplir a lo largo de su vida; sin embargo, el tiempo pasaba y no había sido capaz de cumplir con ninguna de ellas. Es por esta razón, por lo que se ha decidido a cumplir con la más importante: acostarse con un negro que tuviera la polla bien grande. Ha tenido que pagar por este tipo de servicio pero no se arrepiente. Se ha corrido como nunca antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *