Uno de los asuntos pendientes que tenía esta mujer era aprender a jugar al tenis de una forma profesional; era algo que siempre había querido hacer desde la infancia pero que no había conseguido nunca. Por esta razón, en cuanto tuvo el dinero suficiente contrató a un profesor de tenis profesional. Sin embargo, la cosa se ha calentado tanto que han terminado teniendo todo tipo de relaciones sexuales. Ella le ha comido la polla durante un rato y luego se ha dejado penetrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *