Esta mujer, cómo no tenía suficiente medios económicos, aceptó un trabajo para poder hacerle compañía a un viejo y también para cuidarlo. Sin embargo, la cosa se empezó a complicar en el momento en el que este le empezó a pedir favores sexuales algo especiales. En esta ocasión, le ha pedido que le coma la polla durante un buen rato a cambio de una gran cantidad de pasta, y el otro no se ha podido negar. A los dos le ha gustado mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *