Este chico siempre se ha sentido atraído por una vecina que es bastante mayor que él, aunque jamás habría imaginado que iba a dar rienda suelta a su imaginación. Es un momento en el que el chico ha ido a pedirle sal, este se ha sentido tan atraído que no ha tardado en quitarle la ropa y comerle el coño durante un buen rato. Después han disfrutado penetrándose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *