Un tío se había creado una completa lista de propósitos para realizar en todo el año y una de las tareas que le quedaba pendientes era poder tirarse a una gorda… sin embargo, tenía que ser una chica que le gustase porque, de lo contrario, no se le pondría lo bastante dura. Después de mucho tiempo de búsqueda por fin ha encontrado lo que tanto ansiaba. Nunca pensó que una gorda le podría dar tanto placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *