La mujer de este tío le ha castigado sin sexo durante un par de semanas y él ya está que se sube por las paredes. Por esta razón, en el momento en el que ha visto a la vecina algo ligera de ropa, no se ha podido resistir a sus encantos. Antes de darse cuenta, la muy guarra le estaba comiendo la polla a un buen ritmo. Después se ha quitado las bragas, se ha puesto en pompa y se ha dejado penetrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *