Dos chicos habían hecho una apuesta en la que, si uno de los dos perdía, se tenía que follar a la abuela de un tercero. Sabían que la cosa era algo arriesgada pero los dos eran hombres de honor por lo que, en el caso de que perdieran, realmente iban a cumplir con el trato. Al final, uno de ellos ha tenido que seducir a la abuela para metérsela por el coño. Lo mejor de todo es que hasta le ha parecido excitante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *