Este chico acaba de descubrir el maravilloso mundo de los artículos eróticos. Después de salir de la oficina se ha pasado por una tienda cercana y ha comprado un vibrador muy especial. En el momento en el que ha llegado a casa le ha pedido a su chica que se bajase las bragas y que se pusiera cuatro patas. Una vez que lo ha hecho, ha cogido ese juguetito sexual y no ha dudado en penetrarla con el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *