Esta mujer tiene algunas dificultades para pagar el alquiler con su pensión y, por esta razón, ha aceptado el trato de una empresa que se encarga de crear artículos eróticos. La entidad le da una cantidad de pasta a cambio de que los pruebe y determine si realmente le da placer o no. Además, recibirá todavía más cantidad de dinero a cambio de que se deje grabar mientras lo está haciendo. La madurita lo ha disfrutado como nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *