Esta tía, desde que empezó a engordar, no ha tenido relaciones sexuales con ningún hombre porque nadie la considera atractiva. Es por esta razón, por lo que al final no le ha quedado más remedio que pagar por sexo. Y ha elegido a un tío que tiene una enorme polla para metérsela. Cuando ha llegado a su casa, se ha abierto bien de piernas y se ha dejado penetrar sin tener que hacer nada. Ha sido la experiencia más placentera de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *