Este hombre trabaja en una clínica dentista y ese día tenía mucho trabajo con una gran cola por delante. Cuando ha llegado la última clienta, se ha dado cuenta de que esta se había quedado dormida en la sala de espera. Sin saber muy bien porque, en el momento en el que la ha tenido delante se le ha puesto muy dura y ha decidido que la iba a penetrar. La ha colocado en diferentes posturas y ella se ha dejado hacer de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *