Este hombre era un ejecutivo de éxito, pero tuvo una mala racha y ahora está arruinado, hasta tal punto que no es ni capaz de poder pagar el alquiler. Es por esta razón, por la que se ha decidido a aceptar el trato de un vecina guarra, quien le dará una gran cantidad de dinero a cambio de que se la pueda llegar a follar. No le pone mucho, pero cuando la ha tenido delante lo que ha hecho ha sido cerrar los ojos y penetrarla sin más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *