Esta vieja estaba bastante cansada de decirle a su marido que se la meta para llegar al orgasmo y que es decir que estaba bastante cansado para follar. Es por ello por lo que al final no le queda más remedio que contratar los servicios sexuales de un profesional del mundo del sexo. Ya puestos a elegir, se ha decantado por un negro que tuviera la polla bien dura. Se ha abierto bien de piernas y han dejado que el otro la pudiera llegar a embestir todo el tiempo que hiciera falta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *