Esta mujer tiene una vida muy aburrida porque desde el momento en el que su marido se murió no se ha follado a ningún otro hombre. Un día ha decidido usar el dinero de la pensión para pagar a un chico más joven que se la pueda llegar a follar. Y lo mejor de todo es que no quiere sexo tradicional, lo que quiere es que el tío la ponga a 4 patas y que se la pueda meter por el ano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *