Un hombre siempre se ha preguntado que se siente en el momento en el que una vieja le hace una mamada, si la experiencia que ha adquirido durante toda su vida le puede servir para bien. Al final, ha decidido salir de dudas y lo que ha hecho ha sido darle una cierta cantidad de dinero a una madurita con el objetivo de poder correrse en su boca. La vieja se la ha chupado de una forma tan placentera que no ha tardado en llegar al orgasmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *