Este hombre, cómo no tiene el dinero suficiente como para poder llegar a fin de mes, ha decidido que se va a dedicar al mundo del sexo trabajando como gigoló. Sin embargo, no todo es tan bueno como parece. En esta ocasión, por ejemplo, lo que ha tenido que hacer es tener que follarse a una madura que ya tiene algunos años encima. Aunque al principio no se le ha puesto dura, cuando le ha visto las tetas y el coño le ha encantado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *