Esta mujer tiene muchas ganas de ser penetrada en todo momento. Siempre que su marido viene del trabajo, ella se pone a cuatro patas y deja que este la penetre en toda una serie de posturas diferentes. Lo mejor de todo es que ella suele llegar al orgasmo antes que el hombre, por esta razón, aunque ella haya acabado, el otro sigue hasta alcanzar el orgasmo. En algunas ocasiones ella consigue correrse por segunda vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *