Esta mujer se ha dado cuenta de que ya no tiene un cuerpo deseable ni por asomo, pero quiere seguir sintiendo esa descarga eléctrica en el momento en el que llega al orgasmo. Es por esta razón, por la que ha decidido pagar algo de dinero para que se la folle un tío, a poder ser que sea joven y que tenga todo en su sitio. El hombre, cuando ha llegado, se ha quitado los calzoncillos y se la ha metido sin mirar siquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *